Las Sotas del Tarot y el Wu Wei~ por Tarwe Hrossdottir

Las Sotas del Tarot y el Wu Wei~ por Tarwe Hrossdottir Tarot en Mexico y en lineaEn la filosofía Taoísta, Wu Wei se traduce como No Acción. En ese pedacito de palabra se encierra una de las lecciones más profundas de la vida. La más sencilla, la más básica y para nosotros en esta época, la más escondida y difícil de comprender.

El principio de No Acción significa no forzar las cosas. Escuchar el ritmo de la vida y actuar en consecuencia.

El Maestro dijo: ‘Quien gobierna con virtud, es como la Estrella Polar, que permanece en su sitio mientras los demás astros giran en torno a ella’“.

Confucio. Lun Yu II, 1.

Bajo esta perspectiva, cambiar uno mismo implica cambiar todo su entorno. La enseñanza es, que mientras te esfuerces en transformar a otros o a tu exterior, nunca lograrás el éxito. Algo así como lo que en occidente simplificamos con “Se enseña con el ejemplo”. Pero también es avanzar escuchando las instrucciones de la naturaleza: en un ciclo 1, creamos; en un ciclo 9, nos aislamos.

Actuar sobre lo exterior no tiene garantías, es un esfuerzo que no siempre otorga recompensas. Si regalo cuatro bolsas, debo asegurarme de que lo hago porque estoy decidido a crear vacío en mi vida. De lo contrario, a la primera oportunidad las repondré en un día de rebajas.

Trabajar en el Wu Wei da como resultado la contemplación del presente, del aquí y el ahora, estar agradecido con lo que se tiene hoy, sentirse feliz ante lo más sencillo, ser consciente de que la manifestación proviene de lo que uno es y de lo que uno necesita.

Y esta es justamente su relación con las figuras de Sotas en el Tarot.

 

¿Quién es la Sota?

La palabra “sota” viene del latín subtus, debajo. Cada sota contiene la representación de un paje con el elemento al que está consagrado. El paje como bien sabemos, es esa figura caballeresca que estaba encargada de asistir a su noble en diferentes menesteres. El paje de un caballero se encarga de tener listas sus armas, su armadura y su caballo. El paje de una dama, o las damas de compañía, se encargan de asistir en el vestido, el peinado y el baño a una princesa o reina.

En la jerarquía de los arcanos están entre los numerales o las cartas del pueblo, y las cartas de la corte. No cualquiera puede ser un paje. Es un honor que se gana por alcurnia, por paciencia y trabajo honorable, por devoción al servicio. Aspiracionalmente, es el primer paso para saltar del pueblo a la nobleza. Los pajes viven en el castillo, ganan un salario digno, acompañan a sus empleadores en viajes, comen bien, tienen buenas ropas y sobre todo, tienen protección para ellos y sus familias.

A simple vista, parece que las sotas no son gran cosa, pero si ahondamos más en su interpretación veremos que se encuentran en una posición envidiable.

 

La Sota y el No Hacer

Los reyes son agobiados con la carga de conducir un reino. Los caballeros defienden ese reino. Las tres figuras anteriores son juzgadas públicamente, están a la vista de todos, su deber es actuar, de no hacerlo serán sancionadas hasta con su vida. Ninguno de ellos tiene contacto con el pueblo que gobierna y protege.

Las sotas tienen casi todos los beneficios prácticos de la corte, sin hacer gran cosa. Su único deber es vivir el día a día, hacer sus tareas diarias, concentrarse en lo fundamental. Su función jerárquica es ser el intermediario de la burguesía con el pueblo. Y de hecho están en una posición de poder envidiable: saben todas las intrigas y secretos de la corte, y por supuesto, también saben lo que piensa el pueblo. Tienen más poder en sus manos que los nobles y el pueblo juntos. ¿Por qué no lo usan entonces?

Aquí está el núcleo del asunto.

Si la sota quisiera podría negociar una posición en la nobleza con toda la información que tiene. Si quisiera, podría erigirse como una figura de poder ante el pueblo. Pero ninguna de ellas le apetece.

En cambio observa contemplativa a su elemento. No sirve ni a su amo, ni a su pueblo: solo se sirve a sí misma.

Si el tarot hubiera querido mostrarnos su fidelidad con alguno de los anteriores, la hubiera ilustrado con su caballero, con su familia o con sus compañeros. En vez de eso la retrata sola, aislada en el paisaje, sin filiación u hogar, sin domicilio, dueña de sí misma. Vestida casi como El Loco…

 

La Sota es El Loco sosteniendo a su As.

Finalmente, después de 21 arcanos mayores y 10 arcanos numerales, la figura arquetípica del Héroe ha conseguido comprender la Energía Divina de su elemento.

Los Ases son la manifestación telúrica de la Creación, dividida en cuatro elementos: Aire, Fuego, Agua y Tierra. Es la divinidad manifestada en cuatro espíritus, en cuatro direcciones para dar lugar a la Tierra, al Aquí y Ahora, a la existencia humana que tiene como objetivo un aprendizaje en los Cuatro Planos: Físico, Emocional, Mental y Espiritual.

La Sota o El Loco, una vez que ha pasado por el Viaje del Héroe, tanto en su vida cotidiana (los arcanos numerales) como en su vida iniciática (los arcanos mayores), es finalmente capaz de aprehender la revelación del As.

Después de que El Loco pasa por los 21 arcanos mayores, comienza para él un nuevo viaje para alcanzar la maestría en cada uno de los elementos. Ya sabe que deberá hacerlo, se le dijo cuando se Inició como El Mago, cuando se le pusieron estas cuatro fuerzas en la mesa y cuando se le mostró que se las debería ganar por él mismo (la cuarta pata de la mesa).

Las Sotas están inmóviles como el Wu Wei, solo SON y ahí está su fortaleza. No se esfuerzan por ser algo que no son, ni por tener algo que no tienen.

El Wu Wei se consigue cuando confluyen tres conductas: Tranquilidad, Ligereza y Sencillez.

 

Algunos ejemplos a continuación:

Tranquilidad: vivir en el aquí y el ahora; no presufrir el futuro, ni resufrir el pasado; mantener la mente en el Ser; permanecer en el vacío potencial; el no desear, no forzar.

Ligereza: evitar cargas innecesarias, soltar lastres, evitar la presunción y liberar al ego de apegos, vicios y hábitos nocivos.

Sencillez: vivir con lo necesario, evitar barroquismos, prescindir de posesiones que nos obliguen, evitar conductas excéntricas.

 

El Tao Te Ching de Lao Tse está lleno de frases acerca de esto, pero voy a tomar el mismísimo capítulo 1 para ilustrar la esencia de las Sotas y su relación con el Wu Wei:

El Tao que puede llamarse Tao
no es el verdadero Tao.
El nombre que se le puede dar
no es su verdadero nombre.
Sin nombre es el principio del Cielo y la Tierra;
y con nombre, es la madre de las diez mil cosas.
Desde el No-Ser comprendemos su esencia;
y desde el Ser, sólo vemos su apariencia.
Ambas cosas, Ser y No-Ser, tienen el mismo
origen, aunque distinto nombre.
Su identidad es el Misterio.
Y en este Misterio
se halla la puerta de toda maravilla.

 
Este hermoso aforismo y la mera base del Taoísmo se aplica a las cuatro figuras de Sotas. Finalmente han llegado a “comprender su esencia”, la esencia de su elemento, han visto la parte del Tao que les corresponde. En el arcano de El Mundo, está la visión del Tao en toda su complejidad, con los cuatro elementos ya incluidos.

Los Caballeros y los Reyes ya perdieron este equilibrio. Los Caballeros siguen el Principio de Movimiento (Polaridad). Los Reyes siguen el Principio de Regeneración (Ciclicidad).

Es la inocencia de la sota, la que arquetípicamente le permite solo a ella, contemplar desde el No Ser y paradójicamente, ser todo el potencial de su elemento. Lo que la Sota manifiesta es solamente el reflejo que el Tao le da si misma. Si está rodeada de arcanos retantes, se ve a sí misma a prueba. Si está rodeada de arcanos justos, se ve a sí misma en justicia.

En el Capítulo 14, Lao Tse dice del Tao:
 

Es la forma sin forma
y la imagen sin imagen.
Es lo confuso e inasible.
De frente no ves su rostro,
por detrás no ves su espalda.

 

La Sota de Espadas

La Sota de Espadas es pues, El Loco iniciándose ante el Elemento Aire. Siendo consciente de sus pensamientos, habiendo hecho a un lado sus creencias limitantes, habiendo revisado y renovado sus paradigmas. Es la manifestación de lo que tiene en su cabeza. La Sota de Espadas, No Es desde sus Pensamientos. Siendo Aire, tiene las mismas cualidades que este: movilidad, ligereza, vida. Es el potencial de estar en todas partes a la vez.

La Sota de Bastos

La Sota de Bastos es El Loco iniciándose ante el Elemento Fuego. Este ha reconocido finalmente su linaje divino, se sabe manifestador, ha entendido que todo su potencial creativo proviene de la sabiduría entre la mente y el corazón. Se encuentra absorto en su fuerza vital y en el potencial de esta. Sostiene al As de Bastos, pero no se quema, porque él mismo es Fuego.

La Sota de Copas

La Sota de Copas es El Loco iniciándose ante el Elemento Agua. Ya no tiene que ir hacia la fuente, el pez sale de su refugio, se acerca al paje porque no ve una forma humana, sino un océano profundo y nutricio. La Sota es tan transparente como el agua que deja ver a través de ella, y es por eso que el pez va hacia el fondo acuático del arcano. Es el agua misma quien, buscando el camino del menor esfuerzo, del Wu Wei, fluye hacia un contenedor más grande, para ser parte del Todo.

La Sota de Oros

La Sota de Oros es El Loco iniciándose ante el Elemento Tierra. Es la abundancia de la buena tierra, es el sol y el aire, es la lluvia que fertiliza los campos al fondo. Esta sota es la esencia del florecimiento, la codificación inherente a cada ser vivo para reproducirse. Es la instrucción que contiene la semilla durmiente, para una vez que encuentra las condiciones necesarias, emerger de la tierra y ser.

Las Sotas tienen a su favor su edad, son jóvenes, todavía mantienen la curiosidad infantil y un componente mágico que las hace receptivas a lo que hay más allá de ellas mismas. Son andróginas, pueden ser hombres o mujeres, su sexualidad no importa, lo que las hace merecedoras de la contemplación es justamente la carencia de roles de género, de paradigmas sembrados en sus mentes. Lejos de pensar que no ven más allá de su elemento, que no tienen aspiraciones, desde el principio del Wu Wei las aspiraciones son las trampas del ego para crear confusión.

 

Las Sotas como Maestras Personales para el No Ser

El camino de este 2016, me regaló el aprendizaje de las tres corrientes del Wu Wei: Tranquilidad, Ligereza y Sencillez. Aprendí del silencio, de la no posesión, del tiempo. Me recalibré con el reloj universal para dar paso a una nueva era con el ciclo 1 que comienza en 2017. El silencio, el resguardo personal, la discreción y el servicio regalan un espíritu renovado, contemplativo.

Las sotas son grandes maestras escondidas en el tarot, bajo una apariencia sencilla y humilde. El grandilocuente ve en los reyes, el trono desde el que quiere gobernar. El limitado observa al tarot como un poder peligroso al cual no se atreve a acercarse.

 

El Sabio observa en cada arcano un fragmento del Tao; y los arquetipos, mientras más sencillos, más cercanos al Todo.


Si deseas formar parte de la Generación 2018 del Diplomado de Auto Conocimiento y Lectura con el Tarot, impartido por la Sac. Tarwe Hrossdottir, te invitamos a que te integres en la Ciudad de México o a distancia. Comenzamos este Sábado 1 de Septiembre de 2018.

Más información aquí.

Tarwe Hrossdottir
Las Sotas en el Tarot y el Wu Wei~ por Tarwe Hrossdottir
51star1star1star1star1star
Las Sotas del Tarot y el Wu Wei~ por Tarwe Hrossdottir
5 (100%) 7 votes
Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

2 comentarios en “Las Sotas del Tarot y el Wu Wei~ por Tarwe Hrossdottir”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enter Captcha Here : *

Reload Image